La disputa entre los cantantes Taylor Swift y Kanye West —iniciada en la entrega de los premios MTV de 2009, cuando West humilló publicamente a la estrella del pop, y recientemente recrudecida con el lanzamiento de la canción “Famous”— alcanzó nuevos niveles por la intromisión de Kim Kardashian, la esposa del rapero.

Desde el primer momento, la de Nashville aseguró en varios comunicados que no tenía conocimiento de dicho verso, en especial la parte en la que le dedicaba tales improperios, y que nunca había dado a Kanye su consentimiento para que utilizara su nombre de esa manera. Por el contrario, el irreverente artista, secundado por su mujer Kim Kardashian, afirmaba que la cantante había dado su visto bueno al sencillo en una llamada que había sido grabada precisamente para cubrirse las espaldas.

1332341

Después de que Kanye asegurara que antes de publicar la canción Famous (esa en la que llama ‘zorra’ a Taylor) había hablado con la aludida y que esta le había dado su ‘bendición’ para el tema (algo que ella niega), Kim Kardashian ha aportado una nueva prueba al caso.

La mujer de West ha distribuido la grabación de la conversación que sí se produjo entre Kanye y Taylor. La revelación de Kim Kardashian ha sido seguida por un mensaje sarcástico de Taylor Swift en Instagram titulado: “Ese momento en el que Kanye graba secretamente tu conversación telefónica y Kim se dedica a colgarla en Internet’.

Leer Más